BREVE APUNTE HISTÓRICO

La época del nacimiento de los Casinos Españoles

Corría en segundo tercio del siglo XIX.
Atrás quedaban los recuerdos y las consecuencias de la Guerra de la Independencia, y ya habían sido promulgados el Estatuto Real en 1834 y las Constituciones de 1812 y 1837. Era una época que dejaba tras de sí una estela agitada y honda.
Los periódicos y los teatros proclamaban apasionadamente una victoria sin duelo ni sangre: la del Romanticismo.
Por otra parte, conviene destacar que buena parte de la historia moderna de España se ha hecho desde los cafés.
La creación de aquellos primeros casinos en nuestro país respondió a la necesidad que se tenía de hallar un punto céntrico de reunión, de cita y de expansión alegre, es decir de pasatiempo y al mismo tiempo de aislamiento

puesto que la pasión política derivada a veces en discusiones encrespadas.
Era un objetivo poder hablar y discutir de todo sin ser perturbados por unas desaforadas voces próximas y, desde luego, sin correr el riesgo de reñir con el compañero de tertulia.
Así pues se buscaba disponer de una independencia que no era posible en los cafés al ser públicos.
Se pretendía que las discordias, luchas y ambiciones, en su caso, quedasen siempre fuera, en la calle, al otro lado de los muros que cobijasen a la entidad.
Debería ser una zona “neutral” en la que imperara la cortesía que templa el ardor de las discusiones. En definitiva serían lugares de diversión, serenidad y buenas maneras con criterios de amplitud y tolerancia.

¿Por qué se llamaron Casinos?

La palabra Casino es de origen italiano (casa de recreo en el campo) y se daba la circunstancia de que lo aque país estaba de moda aquí entonces. La Reina Gobernadora era italiana y, desde hacía años, las cosas de Italia tenían un eco entusiástico en España. La música, la ópera, los cantantes, el recuerdo reciente de Rossini en Madrid; todo ello tejía una atmósfera en la que no desentonaba aquella palabra “Casino“. Aunque como acertadamente escribiera Juan de la Corte, había una cierta contradicción en designar como Casino a un centro urbano cuando en el idioma originario representa una mansión campestre; si bien esta falta de lógica era habitual pues los literatos designaron en plena revolución romántica a las sociedades culturales con nombres tan clásicos como Liceo o Ateneo. También con el nombre de Casino se pretendía evitar relación con el marcado carácter político que las similares sociedades o clubes de la época venían teniendo.

Antecedentes y evolución del Casino en Alicante

Alicante, no sólo no era ajena a estas inquietudes de la época sino que estaba entre las zonas más avanzadas en esta aspecto.
Las reuniones y tertulias eran numerosas, importantes, e iban tomando cuerpo en movimientos asociativos.
En una de ellas nació la idea, impulsada por la necesidad y el deseo de encauzar inquietudes sociales, culturales y lúdicas, de crear una especie de club o núcleo de reunión estructurado para canalizar debidamente estos impulsos.
Así un grupo de personas, dieron el primer paso formal el 10 de Abril de 1939 cuando decidieron solicitar “del Sr. Jefe Político que faculte el salón donde tenía anteriormente la Academia de Pintura para que sirva provisionalmente a las reuniones del Liceo.
Esto daría lugar al Liceo, asociación que tuvo una vida intensa, aunque desgraciadamente muy corta, aproximadamente una década.
Por otra parte, otro grupo, proveniente prácticamente del mismo origen tertuliano, no se integró en dicho Liceo, sino que poco tiempo después, en 1842, fundó la entonces denominada “Asociación de Amigos” con cincuenta socios y voto y hasta cien sin estos derechos, y con sede en antigua casa de la Lonja de los Caballeros, con esquina a la calle Villavieja.

En Agosto de 1851 se aprueba un nuevo Reglamento y se cambia la denominación por la de CASINO DE ALICANTE (por aquellas fechas ya había dejado de existir el Liceo y gran parte de sus miembros y algunas pertenencias estaban integrados en la institución).

En el año 2006 se produce la adaptación a la nueva Ley de Asociaciones, y en 2007 se adopta la denominación Real Liceo Casino tras concedernos S.M.el Rey el título de Real y acordar acto seguido recuperar el desaparacido nombre de Liceo.

Las Sedes Sociales

El primer Liceo tuvo su sede en la calle San Pascual, 1 y más tarde se reubicó en la calle Argensola 19 y , por otra parte, como antes se ha dicho. la Sociedad de Amigos ocupaba una antigua casa en la Lonja de los Caballeros y posteriormente en el Paseo de la Reina (hoy Rambla de Méndez Núñez).

En 1852 se trasladó ya con la denominación Casino a un local en el Portal de Elche y, tras una brevísima estancia en la calle Liorna (hoy López Torregrosa) cambiaría en 1868 al palacio del Marqués de Algorfa emplazado en la calle Mayor. También en 1872 se inauguró un “templete veraniego” en la Explanada.

Ya en 1881 se cambió la ubicación al Palacio de los Marqueses de Escalambre, inmueble situado en la hoy Explanada de España y adquirido en propiedad en 1883. En el mes de enero de 1905 se logró adquirir también una antigua casa solariega colindante, propiedad de los señores de Bas, y que culminó con la consecución de las tres fachadas que hoy tenemos (Explanada, Calle Coloma y Plaza Gabriel Miró, entonces plaza Isabel II).

Unidos ambos edificios, continuó funcionando el Casino hasta que en 1974 se aprobó su derribo e instalación en un moderno inmueble, diseñado con un cierto clasicismo y en el se reintrodujeron aquellos elementos según los condicionantes de la Comisión Provincial de Patrimonio, sito en el mismo lugar, hoy Paseo de la Explanada de España, número 16.

La nueva y actual sede fue inaugurada 1981 y en 10 de Junio de 1983 S.M. el Rey Don Juan Carlos I, que aceptó ser  Presidente de Honor de la Asociación, declara oficialmente inaugurado el Casino, con la asistencia de la Familia Real en plen, puesto que S.M la reyna, El Príncipe y las Las Infantas acompañaron a nuestro Rey en tan solemne Acto.

En estos últimos años se ha producido un reacondicionamiento realizando algunos cambios de ubicación y uso de algunos salones, así como habilitar una entrada por la Calle de San Fernando, que fuera acorde a la institución. Naturalmente, con el cambio de denominación se han acomodado los logos y la rotulación de la entidad.

El Real Liceo Casino y Alicante

Esta Asociación es parte de a historia de Alicante. Lugar de reunión, de esparcimiento, de desarrollo intelectual y cultural, orgullo de nuestra ciudad que utilizaba oficialmente sus instalaciones para recibir a personalidades nacionales y extranjeras. Centro en donde se conocieron personas que luego fueron matrimonio, y custodio de tradiciones familiares y locales. Se ha ido adaptando a la transformación social, convirtiéndose en un lugar cuyos beneficios alcanzan a todos los habitantes de la urbe. Es reconocido a lo largo de su historia que el Casino ha dedicado sus esfuerzos y recursos al servicio de nuestra ciudad, fomentando y protegiendo manifestaciones sociales, culturales y artísticas y cooperando siempre al mantenimiento y renacer espiritual de la sociedad en cada momento. Y debe perdurar.

Como escribían Gómez-Ferrer y Martínez Sanmartin existías y existe preocupación por si no debería protegerse de alguna forma lo que queda de aquel Casino que la ciudad de Alicante no supo o no pudo preservar. Entre los elementos que se mandó conservar tras el derribo del antiguo edificio, estaban: “Escalera, salón Imperio, sala de billar y biblioteca” que aun perduran con las limitaciones que una obra de aquella envergadura impuso y que no permitió una reconstrucción exacta. Igualmente destacar que durante aquel proceso de cambio del edificio se extraviaron bienes muebles y materiales de calidad utilizados en la ornamentación y revestimiento de las estancias de la antigua sede social de nuestro Casino.

Esperemos que las presentes y futuras generaciones de residentes en Alicante y, de un modo especial la diversas Administraciones , velen por conservar lo que sin duda es buena parte de la historia de nuestra ciudad.

EL 9 de mato del año 2007 se celebró una Junta General Extraordinaria, que puede calificarse de histórica en la que se acordó incorporar a la razón social del Casino de Alicante el título de “REAL” tal como había sido dispuesto por S.M. el Rey D. Juan Carlos I de España. Se decidió por unanimidad adoptar la denominación de “REAL LICEO CASINO DE ALICANTE”, denominación que fue refrendada el 28 de mayo de 2009 por escrito del Jefe de la Casa de S.M. el Rey.

Como recuerdo se ha emitido este diploma, reproducción del antiguo título de socio utilizado en el siglo XIX.