EL SALÓN IMPERIO

Recordemos que a finales de 1881 es cuando el Casino adquiere el palacio de los marqueses de Escalambre del Paseo de los Mártires y en 1905 el edificio contiguo de la familia Bas que hacía esquina con la calle Coloma, ambos con fachada trasera a la calle de San Fernando, manteniéndose desde entonces la misma ubicación que en la actualidad.

La unión de ambos inmuebles obligó a realizar unas necesarias obras de adaptación de los mismos para otorgarles una sensación de unidad tanto interior como exteriormente, según proyecto del arquitecto Juan Vidal Ramos. Entonces se decide concederle al suntuoso Salón Imperio el lujo requerido con unas pinturas adosadas al techo de tres artistas alicantinos reputados del momento y que dieran la impresión de tratarse de unos frescos. El encargo recayó en Lorenzo Pericás, Vicente Bariuls y Heliodoro Guillén, todos discípulos de Lorenzo Casanova que había fallecido en 1900.

RLCA Salón Imperio - Alegoría a la música

El del lado este resulta una alegoría de las letras con las que siempre se congració el arte de la época modernista que buscaba el sentido literario detrás de las cosas. Se ve la máscara que representa la tragedia, utilizada para representar hechos históricos relevantes, o una musa, símbolo de la mujer lectora.

El lateral oeste supone un canto a los juegos florales, describiendo costumbres del momento con elementos típicos de nuestra zona y otros simbólicos como el espejo que se relaciona con la belleza, o las rosas que significan el amor.

De los trabajos firmados por Vicente Bañuls Aracil habló Wifredo Rincón García, doctor en Historia del Arte, autor de numerosas obras sobre arte e historiador-investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Se trata de una alegoría de la música y las bellas artes en armonía con los espejos y las telas del espacio inferior. Decoración de tipo arquitectónico compuesta mayoritariamente por figuras femeninas y en donde por los contornos duros se nota la mano de quien era sobre todo escultor.

En la música están representados diversos instrumentos como el violín, el arpa o el violonchelo, una máscara de Beethoven y un águila que refleja la inmortalidad de este arte de los sonidos.

RLCA Salón Imperio - Angeles - Heliodoro Guillen

Aquel ambicioso proyecto se hará realidad en 1908 cuando finalizan los trabajos, habiéndose superado, pues, ya el siglo desde que aquel conjunto de pinturas se concluyera.

El derribo del edificio, aprobado por Junta General Extraordinaria el 14 de mayo de 1974, y la construcción de una nueva sede que abriría sus puertas en diciembre de 1981, obligó, por mandato de la Comisión Provincial para la Defensa del Patrimonio Histórico Artístico de 20 de septiembre de 1976, a conservar Salón Imperio, la escalera, la sala de billar y la biblioteca con sus correspondientes pinturas, concediendo la definitiva autorización el 29 de diciembre de ese mismo ario. Pero la reconstrucción se llevó a cabo fuera de escala, reduciéndose las dimensiones de los espacios a preservar.

Los lienzos del Salón Imperio fueron des-pegados con cuidado, restaurados en las partes deterioradas y repuestos de nuevo bajo supervisión de los artistas locales Gastón Castelló, Lorenzo Ajo y Manuel Baeza.

Se trataba de un conjunto de pinturas costumbristas al gusto de la época que reflejaban escenas alegóricas de las actividades culturales de la Sociedad (Artes, Letras, Juegos Florales) así como de las Ciencias y la Técnica, tan en boga durante el alborear del siglo XX que se mostraba impresionado por los avances técnicos.

Por iniciativa del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert que dirigía Joaquín Santo Matas, se organizó un ciclo de conferencias que se tituló ‘Descubre una obra de arte en el Casino’ y trajo, desde diciembre de 2006 a febrero de 2007, a tres grandes expertos nacionales para hablar sobre la obra del triunvirato de pintores alicantinos.

Del magisterio de ellos y con las ilustraciones de unas fotografías que realizara Manuel J. Matas Lledó, unidas a otras del viejo Salón, vamos a plasmar un resumen de estas inmensas obras.

Begoña Torres González, doctora en Historia del Arte y directora del Museo Romántico de Madrid, habló de las pinturas al temple sobre lienzo de Lorenzo Pericás Ferrer que ocupan los laterales sur, este y oeste de la estancia. Las encuadró dentro del modernismo y dijo que en ellas mezclaba una pintura muy valenciana, sorollesca por su tratamiento de la luz, con una más simbolista y con un significado más literario.

El orientado al sur representa una alegoría del progreso científico y tecnológico, exponiendo de un modo muy poco usual los avances de la burguesía en aquella época como la electricidad, el gramófono, el catalejo o las inyecciones.

RLCA Salón Imperio - Juegos Florales

La escultura queda plasmada en un niño esculpiendo con maza y cincel, haciendo una talla directa, inspirada en la tumba de Lorenzo de Médici que realizara Miguel Ángel. Y por lo que respecta a la pintura se intuye un homenaje a Francisco de Goya por el tipo de composición.

Toda la parte central del techo del Salón Imperio, alrededor de la gran lámpara de cristal, se reservó para Heliodoro Guillén Pedemonti del que habló María Dolores Antigüedad del Castillo-Olivares, igualmente doctora en Historia del Arte y profesora titular de esta materia en la UNED.

Explicó que Guillén, formado en el academicismo, pretende hacer una apoteosis final con el triunfo de la naturaleza y el simbolismo de la primavera como un renacer de la misma, con mujeres que reparten flores y tocan instrumentos.

Aparecen Flora y su marido Céfiro, divinidad del viento que esparce las flores, e igual-mente una matrona con antifaz que parece representar a la diosa de la Fortuna que distribuye riqueza con figuras entrelazadas que son divinidades que rigen los destinos de los hombres.

Todo ello quiere simbolizar el triunfo social y económico, la alegría de vivir y el interés por las artes y las ciencias donde el colorido adquiere una gran preponderancia.

A pesar de tratarse de una obra de tres pintores diferentes, tal circunstancia apenas se nota, poseyendo el conjunto una gran armonía y espectacularidad.

RLCA Rosetones Salón Imperio